Compresor Regulable Genesis más Colchón Ampliar

Colchón antiescaras de aire Génesis

AD992

Colchón antiescaras de aire Génesis tiene celdas que se hinchan alternativamente para reducir la presión, ofreciendo un confort inmediato.

Incluye compresor muy silencioso que regula el caudal del aire.

Cuenta con la calidad de la marca de prestigio Ayudas Dinámicas

Gratis

2 Años

-12,00 €

95,00 €

83,00 €

IVA incluído ¡Precio rebajado!

Colchón antiescaras de aire Génesis

Colchón antiescaras de aire Génesis Se usa para prevenir la aparición de las úlceras de decúbito, que salen cuando el usuario permanece mucho tiempo tumbado en la cama.

Las celdas de aire del colchón se hinchan alternativamente gracias al compresor regulable. Esto tiene como consecuencia una protección baja / media de las escaras.

La alternancia de las celdas consiste en inflar y desinflar las burbujas por turnos, de modo que la presión del cuerpo se reparte en cada ciclo.

El colchón antiescaras tiene un mantenimiento sencillo. Cepilla y frota toda la superficie de la funda con agua y jabón antes de humedecerla con alguna solución desinfectante. Vuelve a usarlo cuento esté totalmente seco.

Colchón antiescaras de aire Génesis
Compresor colchón antiescaras

Compresor colchón antiescaras

El compresor, es especialmente potente (8 litros de aire por minuto) y muy silencioso. Te recomendamos que lo coloques a los pies de la cama y lo cuelgues del piecero o el somier para evitar vibraciones molestas.

Podrás controlar la presión del aire que suministra el colchón girando la rueda de su panel. Con este sencillo gesto ajustarás la dureza dependiendo del peso del usuario.

Para limpiar el compresor utilice un trapo ligeramente humedecido, siempre evitando las partes eléctricas para evitar que se estropeen.

visita nuestro blog
DATOS TÉCNICOS:
Medidas Colchón:200 x 90 cm.
Ancho compresor:13 cm.
Fondo compresor:26 cm.
Alto compresor:8 cm.
Peso máximo soportado:100 kg.
Peso compresor:1.5 kg.
Tipos de Escaras

Tipos de Escaras

En esta imagen vemos a una piel sana. Se detallan las partes de la piel, la capa de grasa, músculo (o tendones) y el hueso.

Las escaras se producen cuando el usuario pasa mucho tiempo sin cambiar de postura, por lo que el propio peso del cuerpo aplasta los vasos sanguíneos que transportan la sangre y la piel empieza a “morir” porque no le llega el riego.

Dependiendo de la postura que adoptemos la mayor parte del tiempo, las escaras saldrán en determinadas zonas, pero suelen producirse primero en aquellas donde hay un hueso o articulación prominente: final de la espalda, tobillos, codos… Las úlceras por presión son muy dolorosas y un tema de salud serio, porque pueden provocar infecciones importantes.

Grados de las escaras

Escaras grado I

Grado I

Si la zona oscura o enrojecida en la piel no desaparece pasados los 30 segundos después de aliviar la presión, estamos ante una úlcera de grado I. Son las más sencillas de tratar: cambia de postura al usuario, aplica crema y masajea la zona para favorecer la circulación.

Escara grado II

Grado II

Se produce una ampolla, herida o erosión, que puede estar cerrada o bien abierta, de la que emana líquido o sangre. La dermis se encuentra dañada y se deben realizar las curas lo antes posible para evitar una posible infección. Continúa cambiando de posición constantemente.

Escara Grado III

Grado III

La herida avanza en profundidad y tiene forma de hueco. El tejido de las paredes se ha necrosado. Se ha perdido la piel, se ha llegado a la capa de grasa. Es muy probable que segregue pus, algo característico de estas heridas. Hay que evitar que la infección se extienda.

Escara grado IV

Grado IV

Es el más grave. La herida tiene forma de cráter y es tan profunda que llega a los músculos y tendones. En algunos casos, también puede percibirse el hueso. En este punto, es característico un gran dolor y la pérdida fuerza, debido al daño que ha sufrido el músculo y tendones.

Marca: Ayudas Dinámicas

Productos Relacionados