visita nuestro catálogo sillas de ruedas eléctricas

Mantenimiento de una silla de ruedas eléctrica

Comprar una silla de ruedas eléctrica o un scooter supone una importante inversión de dinero porque queremos mejorar nuestra movilidad y, en definitiva, tener mejor calidad de vida.

Cuando la silla eléctrica o el scooter para mayores llega a casa, todo está nuevecito, brillante y bien ensamblado. Es natural que queramos que nos dure el máximo tiempo posible en las mejores condiciones y eso sólo es posible con dándole cuidados continuo.

Si seguimos un mantenimiento regular nuestro scooter o nuestra silla nos llevarán mucho más lejos de lo que pensamos. Nuestro bolsillo también nos lo agradecerá porque nos ahorraremos recambios y reparaciones.

¿Cuál es el mantenimiento de una silla de ruedas eléctrica? ¿Cada cuánto tiempo tengo que darle estos cuidados a mi scooter? Ambos tienen prácticamente el mismo mantenimiento porque sus elementos también son muy similares

Siempre recomendamos leerte el manual de mantenimiento del fabricante, pero aquí te vamos a resumir los puntos más importantes del mantenimiento.

Mantenimiento de una silla de ruedas eléctrica
Prohibiciones

Prohibiciones

El enemigo número uno de tu silla y scooter es el agua. Cualquier parte que se ha mojado y no se seque correctamente, se deteriorará rápidamente.

El agua puede producir daños de gravedad en los componentes electrónicos, sobre todo. Por eso te recomendamos que utilices fundas protectoras para el scooter cuando no lo uses y que lo guardes en un sitio fresco y seco. Se recomienda no salir ni con el scooter ni con la silla motorizada cuando está lloviendo.

No metas la silla de ruedas en el baño porque el vapor es perjudicial y cuando salgas de la ducha, no te sientes mojado en ella.

Tampoco uses agua a presión para su limpieza. No utilices una manguera ni tampoco limpies con esponjas empapadas como si se tratarse de un coche.

Lo que SÍ hay que hacer: siempre que vayas a limpiar la silla o scooter, hazlo con un trapo ligeramente húmedo, nunca mojado. Para limpiar las partes eléctricas, mejor usa un trapo seco.

Cuidados diarios

Limpia tu silla motorizada / scooter todos los días. Esta tarea no solamente se tiene que hacer por higiene, sino que también puede influir en el funcionamiento de algunos componentes. Debemos retirar la suciedad antes de que estropeen la pieza entera o afecten a otro elemento.

Retira con un pañuelo los restos de suciedad y polvo que han podido quedarse en armazón y en los ejes de las ruedas. Dale especial mimo a las ruedas delanteras porque son las que más residuos acumulan.

Si tiene alguna parte desmontable quítala para limpiarla. Asegúrate que se te extrae y se instala correctamente.

¡Una silla eléctrica o un scooter limpio siempre tiene mejor aspecto y funciona mejor!

Cuidados diarios
Cada 15 días

Cada 15 días

Presta atención cada dos semanas aproximadamente al comportamiento y estado de las ruedas.

Cuando estés manejándolo, observa que la conducción es suave y que las ruedas giran correctamente. Si notas algún movimiento o ruido extraño en el giro, puede que sea a causa de una tuerca floja, un cojinete gastado o un eje dañado.

Revisa el estado de las ruedas neumáticas y comprueba si la presión de la cámara es la adecuada. Mira cuidadosamente si algo se ha podido quedar clavado en la rueda. Si es así, no lo quites: ve a un taller de silla de ruedas o a uno de bicis, donde te puedan decir si se ha dañado la cubierta o la cámara.

Observa también la profundidad del dibujo de las ruedas; si está demasiado gastado, no es buena señal ya que afecta a la agarre durante el paseo.

En caso de que nuestra scooter o silla eléctrica tenga ruedas macizas, controlar que no tengan cortes o mucho desgaste. Vigila que la rueda tenga un color uniforme porque de lo contrario, habremos llegado al interior de la rueda y el desgaste puede ser más grave.

Cada mes

Mueve y revisa que el apoya-brazos es capaz de cumplir todas sus posiciones correctamente, sin roces extraños.

Verifica el estado del antivuelco por si está flojo o alguna parte está suelta o gastada. ¡Es una parte importante para nuestra seguridad!

De forma esporádica, deberíamos volver a apretar algunos tornillos, como los de las ruedas, reposabrazos, reposapiés, etc. de este modo evitaremos que se suelten totalmente y deriven en una rotura de la pieza en cuestión. Si ves alguno flojo, podrás apretarlo con un kit básico de herramientas.

La pintura normalmente está preparada para soportar la corrosión, pero puede que algún golpe la haya estropeado. Si quieres darle brillo, puedes aplicar cera de automóvil no abrasiva.

Si adviertes alguna grieta en el chasis, no entres en pánico: la mayoría se pueden soldar sin complicaciones. Eso sí, cuanto antes te des cuenta, menor será la reparación y evitaremos así males mayores.

Si el scooter o la silla eléctrica es plegable, ciérrala como si la fueras a guardar para comprobar que lo hace correctamente, sin roces o ruidos anormales. Un poco de aceite será suficiente en estos casos.

Presta atención al desgaste del asiento y respaldo. Si se ha manchado la tela, lávalos a mano y deja secar al aire. Si adviertes que la tela está rasgada o la espuma demasiada hundida, ten cuidado porque afectará a nuestra comodidad y puede provocar úlceras por presión.

Cada mes
Baterías

Baterías

Con las baterías, lo principal es cargarlas siempre en ciclos cargas completas, es decir, no ir cargándolas a ratos ya que así se estropean antes.

Cuando las enchufemos deberán estar así hasta que se carguen completamente. ¿Cómo sabremos que la carga ha finalizado? Nosotros siempre recomendamos dejarlas toda la noche.

Aunque no se utilice durante un tiempo, cada quince días aproximadamente, hacerle una carga completa.

Asegúrate de que las conexiones de la batería están bien apretadas

También deberíamos untar un poco de grasa en la zona de los bornes, especialmente en las zonas donde hace mucho frío o mucho calor.

Motores

Si nos hemos quedado sin batería o la silla / scooter ha sufrido una avería puntual o simplemente queremos empujarlo manualmente, obligatoriamente hay que desembragar el motor.

Es decir, liberar los engranajes de los motores para no forzarlos y causar daños importantes. El motor se desembraga fácilmente mediante una palanca.

Cuando se escuche un ruido raro en los motores o se observe algo fuera de lo común, contacta con el servicio técnico para que te asesore antes de que la posible avería vaya en aumento.

Motores
También Debes Tener En Cuenta

También debes tener en cuenta

Es importante en el mantenimiento de la silla de ruedas tener vigilada la zona de las ruedas.

Hay que ir observando en las ruedas traseras el retén de la reductora (lo que separa la rueda de la caja del aceite) para que no se le acumulen pelos u otros restos que se puede encontrar en el paseo. Si se acumulan pueden llegar a hacer presión y de esta forma puede salirse el aceite.

En la imagen verás lo que puede ocurrir si no se tiene esto en cuenta.

Además también tienes que tener vigiladas este mismo espacio en las ruedas delanteras. No hay peligro de que se salga el aceite (ya que no hay), pero con la presencia de residuos la rueda puede dejar de rodar de la forma adecuada. 

visita nuestro blog