Mantenimiento de una silla de ruedas eléctrica

Mantener la silla de ruedas limpia de polvo, barro, etc.. No sólo por higiene y estética, también puede influir en el funcionamiento de algunos componentes.
- Revisar la presión de las ruedas y su estado. En caso de ser ruedas neumáticas macizas, controlar que no tengan cortes o mucho desgaste. Hay que vigilar cuándo deben cambiarse.
Las baterías. Con las baterías, lo principal es cargarlas siempre con cargas completas, no ir cargándola a ratos, ya que así se estropean antes. Aunque no se utilice durante un tiempo, cada quince días aproximadamente, hacerle una carga completa. También deberíamos untar un poco de grasa en la zona de los bornes, especialmente en las zonas donde hace mucho frío o mucha calor.
- Las ruedas. Normalmente las ruedas delanteras acumulan todo tipo de suciedad en los ejes, deberemos estar atentos y limpiarlos antes de que dañen otra pieza.
- De forma esporádica, deberíamos volver a apretar algunos tornillos, como los de las ruedas, reposabrazos, reposapiés, etc.. de este modo evitaremos que se suelten totalmente y deriven en una rotura de la pieza en cuestión.

Mantenimiento de una silla de ruedas eléctrica

 

El buen uso es fundamental, cuando nos quedemos sin baterías o por una avería puntual haya que empujar la silla de ruedas, es imprescindible que liberemos los motores antes, cambiando las palancas para el lado contrario, si lo forzamos podríamos causar daño en los motores.

Por último te recomendamos leerte el manual de mantenimiento del fabricante, de este modo sabremos cómo proceder si nos surge algún problema. Cuando se escuche un ruido raro en los motores o se observe algo fuera de lo común, contacta con una ortopedia que te pueda asesorar antes de que la posible avería vaya en aumento.

No obstante, si tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros en nuestra ortopedia online y te ayudaremos.

visita nuestro blog