visita nuestro catálogo rampas de acceso

 

Las rampas son la mejor manera (y la más barata) de salvar escalones. Pero, ¿qué rampa es la mejor? Aquella que cubre tus necesidades y, para saber cuál es la nuestra, tenemos que tener en cuenta varios aspectos.

Cómo elegir correctamente una rampa de acceso
Longitud de la rampa

Longitud de la rampa

Ten esto siempre en cuenta: cuanto más larga sea la rampa, más fácil será de subir.

Para saber la longitud, multiplica la altura del desnivel por la pendiente que quieres que tenga la rampa. Así obtenemos el largo total.

Ejemplo: tengo un escalón de 30cm y quiero una pendiente de 1:8 (12.5% de inclinación). 30 X 8 = 240cm.

¿Y qué ángulo de pendiente es el adecuado? Pues eso lo determina el tipo de usuario que va a utilizar la rampa.

Para las sillas manuales, impulsadas por el propio usuario, la pendiente nunca debe ser mayor de 1:7 (14%) porque sería imposible subirla.

Para sillas manuales y scooter, lo mejor es que acudas al fabricante para comprobar la pendiente máxima que pueden subir.

Ancho de la rampa

El ancho mínimo recomendable es 120cm (cuando no hablamos de una rampa de dos carriles). Si va a haber circulación constante en ambos sentidos, como mínimo debe tener una anchura de 180cm.

Ancho de la rampa

Peso máximo soportado

El peso que soporta una rampa es mayor de lo que imaginamos. Ten en cuenta que hay sillas eléctricas que pesan hasta 100kg, lo que hay que sumar el peso del propio usuario. Y si hablamos de silla manual: peso de la silla + peso del usuario + peso del acompañante si empuja la silla.

Las rampas están diseñadas para resistir, pero asegúrate elegir una que soporte más kilos de los que calculas para no quedarte corto.

Peso máximo soportado
Rampas fijas

Rampas fijas

Realizadas de una sola pieza y pensadas para estar siempre colocadas en el mismo sitio. Se usan tanto en interior como en exterior.

-Muy seguras.

-Muy resistentes.

-No necesitan de ningún mantenimiento.

-Disponible en dos carriles o en uno solo.

Rampas plegables

Las más solicitadas porque son las más cómodas de transportar, poner y quitar. Sean de dos carriles o tipo libro, su característica es que se pueden doblar por la mitad, ahorrando mucho espacio. Además llevan asa para trasladarla cómodamente.

-Pesan muy poco y se pueden llevar fácilmente de un lado para otro.

-No hay que fijarlas, por lo que podemos usarla en cualquier lugar y situación.

-Ideales para meter la silla en vehículos.

Rampas plegables
Rampas telescópicas

Rampas telescópicas

Si tenemos un desnivel que tiene distinta altura, estas rampas para silla de ruedas nos lo ponen fácil porque su longitud se despliega cuanto que queramos.

Sólo están disponibles como rampas de dos carriles. También ocupan muy poco espacio y son muy ligeras.

Rampas de umbral

Estas rampas son perfectas para para los pequeños escalones a la entrada. Salvan es obstáculo pasando por encima de él y continuando después, como si fuera un montículo.

-Son pequeñas y ligeras, apenas ocupan espacio.

-Su instalación es muy sencilla.

-Se pueden escoger en distintos acabados, colores, materiales… Así se integra perfectamente en el entorno.

Rampas de umbral
Rampas enrollables

Rampas enrollables

Ocupan muy poco espacio porque se enrollan como una persiana gracias a los pernos que funcionan como bisagras. Simplemente colócala donde quieras y retírala cuando hayas acabado.

Rampas modulares

Si no hay ninguna rampa que se ajuste a tus necesidades, puedes hacerla tú mismo porque vienen en prácticos kits.

Su diseño polivalente nos permite instalarla en cualquier lugar no adaptado, desde ese pequeño escalón a la entrada de casa o en la placa de ducha.

Rampas modulares

 

visita nuestro blog