Tipos y usos de los diferentes collarines cervicales

En este post de Ortopedia Mimas nos vamos a centrar en hablar de los collarines cervicales, y te vamos a contar todo lo que debes saber: qué son, qué características tienen, cómo se colocan y qué tipos podemos encontrar.

¿Qué es un collarín cervical?

El collarín cervical, también llamado cuello ortopédico, se trata de una ortesis, la cual colocamos en el cuello con el objetivo de inmovilizar y mantener estable las vértebras cervicales.

El collarín cervical ortopédico se usa para lesiones como traumatismos, esguinces, latigazos cervicales o artrosis.

¿Qué características debe tener un collarín cervical?

  • Ser cómodo, compacto y sencillo de colocar.
  • Estar disponible en diferentes tallas y ser translúcido para las radiografías.
  • No debe alterar la función ni la posición de las vías respiratorias, ni la circulación cerebral.
  • Evitar los movimientos laterales, rotaciones y anteroposteriores de la cabeza.
  • Posicionar la cabeza de forma neutra.
Collarín Cervical Uso

Cómo se coloca el collarín correctamente

Para poder colocar el collarín, primero tenemos que elegir la talla correcta, ya que esto es lo más importante, para que no oprima el cuello del paciente, no que quede suelto ni haga efecto. La podemos elegir midiendo la distancia desde la mandíbula hasta el trapecio.

Y colocar el cuello en posición neutral. Una vez que lo tenemos así, colocamos el collarín alrededor del cuello y lo cerramos.

¿Cómo usar un collarín cervical?

¿Qué tipos de collarines cervicales existen?

Collarín blando: El cuello ortopédico blando está hecho con gomaespuma o materiales similares. Se usa para aliviar el dolor en lesiones que no requieren una inmovilización estricta del cuello, permitiendo reposar a los músculos y articulaciones del cuello, como puede ser el esguince cervical.

En Ortopedia Mimas ponemos a tu disposición estos dos collarines blandos:

Collarín semirrígido: Este tipo de collarín limita un poco más la flexión, y está fabricado con una lámina de goma y otra de polietileno, que proporciona la rigidez que el collarín ortopédico blando no tiene y la extensión del cuello respecto al blando. Su uso es similar al collarín blando.

Collarín rígido: El collarín cervical rígido es capaz de inmovilizar casi por completo la movilidad de la zona cervical, gracias a tener más puntos de apoyo. Tiene un soporte que se adapta a la barbilla del paciente para que pueda apoyarla en él, y en la parte inferior se apoya sobre el esternón. Están fabricados con materiales como la espuma, polietileno, plástico y barras para otorgar la firmeza necesaria. Se utilizan cuando existe una lesión grave en la columna cervical, pero también cuando se traslada a un paciente en la ambulancia después de un accidente de tráfico, antes de realizar radiografías para determinar la gravedad de la lesión.

Con esta información, esperamos haber resuelto todas tus dudas acerca de los collarines cervicales, y ayudado a escoger el collarín más adecuado en función de tus necesidades.

Añadir comentarios