Cómo cuidar a una persona con Alzheimer

Cuidar a una persona que tiene Alzheimer es duro, agotador y muchas veces frustrante. A medida que la enfermedad avanza, la autonomía del paciente se reduce y las atenciones por parte del cuidador son mayores.

Afortunadamente, hay equipo de profesionales y ayudas técnicas que mejoran la calidad de vida. A pesar de eso, es normal que el cuidador principal se sienta perdido.

¿Qué atenciones necesita una persona con Alzheimer a lo largo del día? ¿Qué precauciones hay que tomar a la hora del baño? ¿Debo dejar que coma solo?

Vamos a ver los retos que nos presenta el día uno por uno, pero antes 6 claves generales para cuidar a una persona con Alzheimer:

1. Nunca debemos restar autonomía a la persona que tiene Alzheimer: si tiene capacidad para hacerlo por sí mismo, debemos dejar que lo haga, aunque tarde más tiempo.

2. No la trates como a un bebé o niño pequeño. No hay que olvidar que es una persona adulta.

3. Crea un ambiente de apoyo. Si el enfermo nota que tiene asistencia continua y ve otra persona en la que puede confiar, tendrá un comportamiento más positivo.

4. Presta atención a los cambios de actitud y emociones. Ira, desconfianza, agitación, confusión… son propias de la enfermedad. El cuidador tendrá que lidiar con ellas. Hazlo del mismo modo que te gustaría que te tratasen a ti. Dar un paseo o cambiar de actividad suele contribuir a que desaparezca las emociones negativas.

5. Evita corregir y regañar. Los errores serán más frecuentes a medida que la enfermedad avance. Si se equivoca hablando o le cuesta pronunciar una palabra, colabora con paciencia. Si no realiza una actividad correctamente, no le des importancia.

6. Cuídate para cuidar bien. Ser cuidador es muy estresante, y necesitas ayuda. Lee el artículo que hemos preparado para ti: cuidados para el cuidador.

La hora de la comida

alimentacion-alzheimerLa comida debe seguir siendo algo social: salid juntos a comer por ahí, come en familia, etc. Hazle partícipe en la preparación de la receta, mándale a que ponga la mesa o recogerla. Evita distracciones y prisas; comed en un sitio tranquilo.

La enfermedad no afecta por igual a todos: a veces el enfermo come a todas horas o no tiene la necesidad de alimentarse. Es normal que tenga más apetito al comienzo de la enfermedad.

En vez de comidas copiosas, sírvele porciones pequeñas o varias comidas pequeñas a lo largo del día. Prepare y mantenga a mano bocadillos saludables, alimentos que se pueden comer con las manos y batidos.

Anime a la persona a que tome muchos líquidos a lo largo del día para evitar la deshidratación.

La dificultad para tragar se manifiesta gradualmente a medida que la enfermedad avanza y la dieta debe adaptarse a ello. Puedes conocer más detalles de cómo es la alimentación de una persona con discapacidad en nuestro blog.

Si puede comer por sí mismo pero no le resulta tarea sencilla, debemos facilitarle los utensilios de cocina que fomenten su independencia: cubiertos adaptados, platos con el borde alto, vasos anti derrame o pajitas. Colocarle un babero para que no se manche es una buena idea.

Los cubiertos, platos y vasos adaptados no se rompen, por lo que suponen un plus en materia de seguridad en la cocina.

La hora del baño

adapta-tu-vivienda-bano

El baño es uno de los lugares de la casa donde más accidentes ocurren. Adaptar el baño puede ahorrarnos muchos quebraderos de cabeza y en anteriores publicaciones te hemos contamos cómo hacerlo.

Según de la etapa de Alzheimer en la que se encuentre la dependencia es distinta; pude necesitar ayuda para regular la temperatura del agua o precisar de una asistencia total.

Para bañar a una persona con Alzheimer debemos seguir ciertos pasos:

1. Aprovechar la hora en la que el paciente con Alzheimer se encuentre de mejor ánimo.

2. Preparar todo de antemano: toallas, calentar la estancia, la ropa de después…

3. No discutir con él o ella la necesidad de bañarse si no quiere hacerlo. Es mejor espera un rato y volver a intentarlo en otra ocasión.

El baño no es necesario todos los días. A veces, es suficiente pasar una esponja por todo el cuerpo. Si quieres saber cómo asear a una persona discapacitada, lee el artículo que preparamos para ello.

Sin duda, disponer de un plato de ducha es lo más cómodo y seguro. Colocaremos asideras en mamparas y paredes, y una silla de ducha en el interior. Estas sillas para baño tienen multitud de características para ajustarse a nuestras necesidades: sillas de ducha con W.C., sillas de baño con ruedas, taburetes giratorios, etc.

La hora de vestirse

Con la enfermedad aparecen dificultades para escoger la ropa adecuada porque no tienen en cuenta las condiciones del tiempo o las circunstancias diarias.

Algunos pacientes comienzan a vestir la misma ropa día tras día a menos que les recordemos que necesitan cambiarla. Si tiene preferencia por un conjunto en concreto, cómprale varios idénticos.

A la hora de vestirse, deja que elija la ropa por sí mismo. Pónselo fácil limitando las opciones a un par de conjuntos. Si es necesario, guarda en otro armario toda la ropa para evitar confusiones.

Deja que se vista solo si aún puede hacerlo. Préstale un poco de ayuda si lo necesita, como el orden de las prendas que se tiene que colocar.

Es aconsejable sustituir prendas con botones y cremalleras por ropa adaptada: elásticos, velcros deben sustituir a los botones, cremalleras y cordones porque pueden resultar complicados.

Echa un vistazo a las ayudas para vestir que tenemos en nuestra ortopedia.

La hora del ejercicio

happylegs

El ejercicio es muy importante para una persona que tiene Alhzeimer y, por supuesto, la actividad debe corresponder con su estado físico. No solamente tiene mejoras físicas sino que también le ayudará a dormir mejor.

Salir a dar un paseo es la mejor opción pues contribuye al bienestar del paciente y del cuidador. Si el clima no acompaña, podemos ejercitarnos dentro de casa; poner música y bailar un rato es una idea genial para no perder la movilidad ni la coordinación.

Si la forma física no es óptima, encontramos máquinas de ejercicio pasivo como Happylegs, que mejoran la circulación de todo el cuerpo y el estado del corazón mientras estamos sentados en el sillón.

La hora de dormir

cama-articulada

Cuando llega la noche, las personas con Alzheimer suelen sentirse más intranquilos. Si siente inquietud por la oscuridad, coloca una luz tenue en la habitación.

Los pacientes de Alzheimer tienen dificultades para entrar y salir de la cama. Para solucionar esto tenemos las camas articuladas con carro elevador: el carro baja la cama para que entre cómodamente y la sube para que el cuidador no sufra de la espalda cuando atiende al usuario.

Si el enfermo pasa mucho tiempo encamado lo más recomendable es adquirir un colchón antiescaras para evitar las llamas úlceras por presión, que surgen cuando el individuo pasa mucho tiempo en la misma posición.

Tenemos dos tipos de colchón antiescaras: los de aire, que además de prevenir sirven para curar las heridas que ya están; y los viscoeláticos o similares, que se usan para prevención.

Las personas con esta enfermedad tienden a deambular. Unas barandillas para la cama y los sistemas de sujeción evitan que caiga de la cama si se levanta en mitad de la noche.

Movilidad

grados-de-las-ulceras-por-presion

A medida que la enfermedad avanza la movilidad se reduce. Entonces comienza un problema propia de la inmovilidad: aparecen las escaras, también llamadas úlceras por presión.

Son esas “llagas” o heridas en la piel causan infecciones muy importantes si no se tratan debidamente. El mejor modo de evitarlas es que el cuidador cambie constantemente de postura al usuario y utilizando material antiescaras.

Cuando esté sentado, podemos utilizar un cojín antiescaras, como el alova, cuya forma ergonómica facilita las transferencias y previene las escaras en el sacro. Si necesita una protección mayor lo mejor es un cojín antiescaras de aire, los cuales además se pueden limpiar muy fácilmente.

Los colchones antiescaras de espuma viscoelástica son imprescindibles si se pasa mucho tiempo en la cama. Los podemos encontrar especiales, como los de descarga de talón para evitar las úlceras en esa zona.

La grúa de traslado supone una ayuda esencial para los cuidadores a la hora de hacer las transferencias.

Incontinencia

incontinencia-empapadores-cama

La incontinencia es otro problema al que debemos hacer frente. Debemos tratar el tema con naturalidad, evitando la vergüenza y mostrando tranquilidad. Además de los pañales y compresas, existen multitud de ayudas para proteger el colchón por ejemplo.

Para la incontinencia, te recomendamos:

1. Lleva a la persona con Azheimer al inodoro cada tres horas aunque no lo haya pedido. Utiliza elevadores de W.C. para que sentarse y levantarse del inodoro sea mucho más sencillo.

2. Evita que tome líquidos dos horas antes de ir a la cama para evitar accidentes por la noche.

3. Presta atención las señales de que quiere ir al servicio: inquietud, si se tira de la ropa

La incontinencia puede deberse a algún problema físico. Háblelo con su médico.

Seguridad en el hogar

seguridad-hogar-alzheimer

Como hemos comentado arriba, las personas con Alzhéimer tienden a deambular y salirse de sus casas o alejarse de quienes las cuidan. Por lo tanto, la primera norma de seguridad es evitar que salgan a la calle solos.

1. Instala cerraduras de seguridad en todas las ventanas y puertas exteriores.

2. Si la persona puede abrir la cerradura porque le es familiar, un nuevo picaporte o cerradura puede ayudar.

3. Coloca un colgante musical o una alarma que suene cuando alguien abra la puerta.

La seguridad en el hogar es también una cuestión de importancia. Evita accidentes siguiendo estos consejos:

1. Elimina los cerrojos de las puertas del baño o de las habitaciones para evitar que se encierre accidentalmente.

2. Las personas con Alzheimer pueden sufrir olvidos mientras cocinan o están en el brasero. Para prevenir incendios o quemaduras, instala interruptores de apagado automáticos en la vitrocerámica o la estufa.

3. Procura que la casa siempre esté ordenada, sin muebles u objetos en las zonas de paso para evitar caídas.

4. Instala picaportes con seguro como el que usa en caso de los niños en los muebles de cocina para evitar que coma entre horas.

5. Guarda bajo llave medicamentos y productos de limpieza.

Hemos creado una serie de post sobre adaptar la vivienda cuando una persona tiene discapacidad. Seguro que te ayudará a adaptar tu casa.

Añadir comentarios