Cuál es el mantenimiento de una silla de ruedas

Cuando adquirimos una silla de ruedas, ya sea manual o activa, hacemos una importante inversión de dinero pensando en mejorar nuestra calidad de vida. La traemos a casa y está nuevecita, brillante, bien montada… Es natural que queramos que nos dure el máximo tiempo posible en estas condiciones y eso sólo se consigue con mantenimiento regular; las averías graves no suelen aparecer de un día para otro.

¿Cuál es el mantenimiento de una silla de ruedas? ¿Cada cuánto tiempo tengo que darle estos cuidados? A continuación os lo explicamos:

mantenimiento-silla-de-ruedas

Prohibiciones

Antes que nada, te vamos a contar lo que NO hay que hacer. El enemigo número uno de tu silla es el agua. Si cada una de las partes que se ha mojado no se seca correctamente, se deteriorará rápidamente.

El agua puede producir daños de gravedad en la silla. Por eso te recomendamos que nunca mojes la silla en abundancia (por ejemplo al salir de la ducha, no te sientes mojado en ella), ni uses agua a presión para su limpieza (no limpiar con una manguera, por ejemplo).

Lo que SÍ hay que hacer: siempre que vayas a limpiar una parte de la silla, hazlo con un trapo ligeramente húmedo, nunca mojado.

Mantenimiento diario

  • Retira con un pañuelo los restos de suciedad y polvo que han podido quedarse en armazón y en los ejes de las ruedas. Las ruedas delanteras, en concreto, son las que más residuos acumulan.
  • Comprueba que los frenos o bloqueadores de ruedas funcionan debidamente. Cuando la presión de las ruedas cambia, también lo hace el funcionamiento de los frenos.
  • Si tiene alguna parte desmontable o extraíble, quítala para limpiarla.

Recuerda esta norma: siempre que vayas a limpiar alguna parte de la silla, hazlo siempre con un trapo ligeramente húmedo, nunca mojado.

Mantenimiento cada quince días

  • Limpia los radios de la rueda y aprovecha para pasar los dedos por ellos para comprobar su firmeza o si alguno está doblado. 
  • Asegúrate que las ruedas giran correctamente. Si notas algún movimiento extraño en el giro, puede que sea a causa de una tuerca floja, un cojinete gastado o un eje dañado.
  • Revisa el estado de las ruedas neumáticas. Comprueba si la presión de la cámara es la adecuada y mira cuidadosamente si algo se ha podido quedar clavado en la rueda. Si es así, no lo quites: ve a un taller de silla de ruedas o a uno de bicis, donde te puedan decir si se ha dañado la cubierta o la cámara. Observa también la profundidad del dibujo de las ruedas; si está demasiado gastado, no es buena señal.
  • Si la silla es plegable, ciérrala como si la fueras a guardar para comprobar que lo hace correctamente, sin roces o ruidos anormales. Un poco de aceite en las juntas solucionará los inconvenientes.
  • Presta atención al desgaste del asiento y respaldo. Si se han manchado, nada de lavadoras o secadoras: lávalos a mano y deja secar al aire. Si adviertes que la tela está rasgada o demasiada hundida, ten cuidado: puede provocar úlceras por presión.

mantenimiento-silla-de-ruedas-2

Mantenimiento mensual

  • Mueve y revisa que el apoya-brazos es capaz de cumplir todas sus posturas correctamente.
  • Verifica el estado del antivuelco: si está flojo o alguna parte está suelta o gastada.
  • Engrasa una vez al mes los ejes de rodamiento si las ruedas son extraíbles
  • Repasa los tornillos por si están flojos. La mayoría de las sillas viene con su juego de herramientas, así que no te será difícil
  • La pintura normalmente está preparada para soportar la corrosión, pero nunca está de más prestar atención a este detalle, especialmente en las juntas. Puedes aplicar cera de automóvil no abrasiva.
  • Si adviertes alguna grieta en el armazón de la silla, no entres en pánico: la mayoría se pueden soldar sin complicaciones. Eso sí, cuanto antes te des cuenta, menor será la reparación y evitaremos así males mayores.

A la hora de comprar una silla de ruedas no solamente es conveniente mirar sus prestaciones sino también observar la empresa fabricante o distribuidora. La razón principal es conocer la disponibilidad de los repuestos de nuestra silla. Por este motivo, memoriza el modelo de tu silla y deja la referencia y el número de atención al cliente de la empresa a mano.

Por otro lado: ¿estás seguro de que tu silla tiene las medidas correctas? Puedes un post muy útil para saber si las medidas de tu silla de ruedas se ajustan a ti y tus necesidades.

Si tienes alguna duda con respecto a tu silla, ya sea manual o eléctrica, o necesitas cualquier complemento o accesorio para ella, estamos a tu disposición en nuestros teléfono 955 973 107 / 635 105 135 o en nuestro correo info@ortopediamimas.com

Añadir comentarios