Tratamiento con Calor – Almohadillas Eléctricas

Ahora que comienza el frío, las dolencias musculares y las contracturas aumentan. Si eres de esas personas que comienzan esta época del año con dichos problemas, una almohadilla eléctrica puede ser tu gran aliada.

En este artículo te contamos los beneficios y la forma de uso de estas almohadillas eléctricas. ¡Vamos a empezar!

¿Por qué aparecen estos dolores?

Te preguntarás por qué en invierno aumentan este tipo de dolencias. El motivo es el siguiente: El calor relaja los músculos, por esta razón en verano tenemos menos problemas en la espalda, cervicales etc. En cambio cuando llega el invierno a muchas personas les vuelven esos dolores. Esto es debido a que el frío mantiene tenso los músculos, provocando así que aumenten las contracturas.

Además estos dolores se incentivan si estamos a baja temperatura y en una mala postura o trabajando delante del ordenador durante muchas horas. Estas molestias en la espalda pueden llegar a ser muy molestas y hacernos más complicado nuestro día a día.

Dolores de Espalda

¿Cómo los evito?

Las zonas más frecuentes donde aparecen estas contracturas son las lumbares y las cervicales, así como la espalda en su totalidad. Para evitar que estas aparezcan debemos realizar estiramientos y hacer deporte. De esta forma se fortalecen los músculos de la espalda, dificultando así la aparición de contracturas.

Si ya tenemos la contractura lo que queremos es que desaparezca ese dolor. Cómo ya hemos explicado antes, el calor relaja nuestros músculos y ayuda a que dichas contracturas desparezcan. Por este motivo una almohadilla eléctrica puede ser una buena solución.

A continuación te vamos a explicar los diferentes usos de la almohadilla eléctrica y sus características, así como para qué tipos de dolencias son adecuadas.

Situaciones en las que te puede ayudar una almohadilla eléctrica

– ¿Estás recuperándote de una lesión?

– ¿Has dormido en una mala postura y te has levantado con una contractura?

– ¿Tienes un tirón muscular ocasionado por algún deporte u otra actividad?

– ¿Te has hecho daño cargando peso o simplemente has hecho un mal gesto, pero no desparece el dolor?

En todos estos casos es necesario aplicar calor sobre el músculo.

Cuando usar Almohadilla Eléctrica

¿Qué efecto tiene el calor en nuestros músculos?

El calor actúa como relajante en el músculo afectado, disminuyendo así el dolor. Al aplicar calor, este dilata los vasos sanguíneos aumentando de esta forma el flujo sanguíneo que llega a ese músculo. Esto consigue un alivio del dolor y aumenta la elasticidad.

¿Cómo aplico el calor?

El calor debe aplicarse sobre la piel seca, en el lugar de la dolencia, en sesiones de 10 a 30 minutos cada dos horas. Una vez que retires la almohadilla eléctrica realiza unos leves estiramientos, completando así el tratamiento.

Recuerda no aplicar el calor sobre cremas o spray ya que puede provocar quemaduras.

Tipos de almohadilla eléctrica

Almohadilla eléctrica general: Esta almohadilla se puede usar en espalda, brazos, abdomen, piernas o en cualquier parte del cuerpo ya que se amoldará perfectamente. Es perfecta tanto para tratar lesiones musculares como para recuperarse después de una contractura.

Uso cuello y espalda: Las almohadillas cervicales son las más frecuentes. En esta zona es donde más se concentra la tensión y el estrés del día a día. Está diseñada especialmente para lesiones de espalda. Su forma hace que el foco de calor se sitúe en la espalda y las cervicales. Es perfecta para tratar las contracturas en el cuello y en la parte superior de la espalda.

Algunas almohadillas o mantas eléctricas disponen de reguladores de potencia, por lo que podrás elegir la potencia que necesite tu lesión. Las que puedes encontrar en Ortopedia Mimas incorporan 3 niveles de calor.

Estos dispositivos son totalmente seguros ya que disponen de protección contra posibles fallos eléctricos o de recalentamiento.

¿Cómo debo usar la almohadilla eléctrica?

Antes de usar cualquier manta eléctrica debes mirar las indicaciones ya que un mal uso puede resultar peligroso.

– No utilices la almohadilla eléctrica doblada o plegada. Tiene que usarse totalmente abierta y sin arrugar sobre la zona de la lesión.

– No la uses en lugares húmedos, úsala siempre en ambientes secos, como la sala de estar o el dormitorio.

– Cuando la vayas a usar asegúrate de que el cable y la botonera está fuera de la funda. Asegúrate también de cerrar la cremallera o el velcro.

como usar una almohadilla eléctrica

– Si vas a usar la almohadilla eléctrica durante mucho tiempo, es aconsejable que selecciones la función de temperatura continua. Recuerda que siempre en sesiones de 10 a 30 minutos.

– Es importante que si tienes una lesión crónica debes consultar a tu médico. El será el encargado de recomendarte un tratamiento adecuado.

¿Te ha sido útil esta información? ¿Usas manta o almohadilla eléctrica? ¡Cuéntanos tu experiencia!

Si vas a adquirir una de nuestras almohadillas eléctricas y tienes alguna duda, ponte en contacto con nosotros en el email: info@ortopediamimas.com o en los teléfonos: 955 973 107 / 635 105 13.

Añadir comentarios