cuidado-de-personas-de-la-tercera-edad

Qué son las úlceras por presión

A la gran mayoría de la gente se le queda cara de póker cuando dices términos como “úlceras por presión” o “escaras”. No tienen ni idea y no saben ni empezar a definirlo. Probablemente, la cosa cambie si dices “llagas en la piel”. ¡Ah, ya! (te dirán probablemente): es eso que les pasa a los que están mucho tiempo en cama. Bueno, sí y no.

Las úlceras por presión son un tema tan desconocido como serio. Si no se tratan a tiempo pueden producir complicaciones severas en la salud.

En este post vamos a decirte qué son exactamente las úlceras por presión, qué las causa, cómo se clasifican y cómo se tratan. No pierdas detalle.

¿Qué son las escaras?

curas-escaras-ulceras-por-presion

¿Qué son las escaras, también llamadas úlceras por presión? Son zonas de la piel irritadas o con heridas, que se producen cuando el riego sanguíneo no consigue llegar correctamente a esas zonas. Digamos que, en las fases más avanzadas, el tejido “muere” porque no le llega la sangre.

¿Por qué se producen? El motivo por el que la sangre no circula bien es porque hay una presión que se lo impide. El propio peso del cuerpo no deja a la sangre llegar a todos los rincones de la piel.

¿Quiénes padecen las escaras? Los que relacionan las “llagas de la piel” con personas que se pasan mucho tiempo en cama no están muy equivocados. Efectivamente, las personas encamanadas suelen tenerlas, pero no son los únicos. Digamos que todo aquel que se pasa mucho tiempo en la misma postura tiene riesgos de padecer escaras: desde trabajadores de oficina hasta personas que van en sillas de ruedas. La diferencia de por qué unos tienen úlceras importantes y otros no reside, entre otras cosas, en la capacidad que tiene el sujeto de cambiar de postura.

¿Cómo evitar la aparición de las úlceras por presión?

En primer lugar, si quieres evitar que aparezcan, cambia de postura con regularidad. De este modo permitimos que la sangre llegue a los lugares donde la presión le ha impedido llegar.

Seguidamente, para evitar las escaras es fundamental tener una piel sana. Las pieles secas tienen más tendencia a la aparición de las escaras, porque su superficie es más frágil y menos elástica, por lo que “se rompe” con más facilidad.

Aplica cremas hidratantes a menudo. Utiliza jabones suaves y evita el agua demasiado caliente durante el baño. Revisa el estado de la piel constantemente: si ves manchas o puntos oscuros o rosáceos extrema las precauciones porque puede significar que se está formando una escara en ese lugar.

hidratar-piel-escaras

Un enemigo para la piel es la humedad: si el usuario tiene incontinencia, es necesario un cambio frecuente del pañal. Atención también con el sudor. Utiliza prendas y sábanas transpirables para evitar la humedad de la piel.

Otro factor importantísimo que evita las escaras es la alimentación: una nutrición correcta hace que el organismo y sus tejidos estén sanos. La vitamina C, por ejemplo, fortalece los vasos sanguíneos y las defensas. Tener una capa de grasa en nuestro cuerpo hace de “colchón” contra las heridas, porque las úlceras aparecen primero en las zonas más huesudas. Pero ojo porque un exceso de peso también es un factor de riesgo.

Por último, debemos ayudarnos de las ayudas técnicas. Colchones y cojines antiescaras evitan la aparición de las escaras, al mismo tiempo que contribuyen a su curación. Es importante aclarar que por estar sentado en un cojín de aire o dormir en un colchón antiescaras no nos curaremos; son los cuidadores y los profesionales los que deben tratar las escaras correctamente. Los colchones y cojines son una ayuda para prevenir y curar.

¿Cómo funcionan los productos antiescaras? Están fabricados con un material que reparte el peso, por lo que alivia la presión. La mayoría de colchones de aire tienen un sistema alternante: las celdas se inflan y desinflan por líneas, por lo que realizan “pequeños cambios posturales” al repartir la presión según su hinchado.

Antes de adquirir un producto antiescaras, asegúrate de que es el correcto para el riesgo de aparición de las úlceras que tiene el paciente. Puedes consultar las especificaciones del fabricante o contactar con nosotros; estaremos encantados de asesorarte sin compromiso.

colchón-antiescaras

Zonas en las que aparecen las escaras

zonas-de-ulceras-de-presion

Las escaras pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo ¿Dónde es más probable? En las zonas que estén más tiempo en contacto con el colchón o la silla y donde haya un hueso o articulación prominente: codos, hombros, orejas… En todo caso, dependerá de la posición que adopte cada uno.

Si estamos más tiempo sentados: presta atención a la zona final de la columna, los isquiotidiales, caderas y glúteos.

Si estamos más tiempo tumbados: el sacro, omóplatos, hombros, talones, huesos del tobillo y occipital.

Clasificación de las escaras

grados-de-las-ulceras-por-presion

Las úlceras por presión tienen 4 grados y se clasifican según los daños en la piel. En función de esta clasificación, el paciente recibirá uno u otro tratamiento.

  • GRADO I

Has visto un punto rosáceo u oscuro en la piel y te preguntas si es una úlcera. Si el color no desaparece pasados los 30 segundos después de dejar de ejercer presión sobre la zona, estamos ante una escara de grado I.

  • GRADO II

Se ha traspasado la dermis y se ha llegado a la epidermis. Se manifiesta como una erosión, herida o una ampolla cerrada o abierta (de la que supura líquido o sangre).

  • GRADO III

La herida avanza en profundidad y suele adquirir un aspecto de cráter, rodeado de tejido necrosado. Ya se ha llegado a la dermis profunda e incluso a la capa de grasa.

  • GRADO IV

La lesión es tan profunda que llega al tendón y los músculos. También se aprecia el hueso a través de la herida abierta.

Medición del riesgo de úlceras por presión.

En el ámbito médico existen varias escalas para valorar el riesgo que presenta un paciente para desarrollar escaras. La finalidad es tener una visión preventiva y qué ayudas técnicas necesita de acuerdo a su puntuación.

La más utilizada es la escala Branden. Es un cuestionario de seis preguntas que tiene asignado un valor a cada respuesta. Cuanto más baja sea la puntación obtenida, más alto será el riesgo de aparición. El riesgo se mide en seis parámetros:

  • Percepción sensorial frente al dolor.
  • Exposición de la piel a la humedad.
  • Posibilidad de realizar actividad física o no.
  • La alimentación.
  • Roce debido a los deslizamientos en la cama / silla.

Consulta siempre con tu médico cómo tratar y prevenir las úlceras por presión. En el caso de las escaras, siempre es mejor prevenir que curar y podemos asesorarte sobre qué ayuda técnicas es la adecuada para ti.

Llámanos sin compromiso: 955 973 107 / 635 105 135. También puedes escribirnos con tus consultas a nuestro correo info@ortopediamimas.com

Deja un comentario