dormitorios-adaptados

Adaptar una vivienda, el dormitorio. Parte I.

Puede que llegue el momento en el que tengamos que adaptar nuestra vivienda o una parte de ella en algún momento de la vida. Por ejemplo, pongamos que un familiar mayor tiene que trasladarse a nuestro domicilio.

En un primer momento no sabemos por dónde empezar para que todo sea más cómodo, y ya no sólo pensamos en el usuario, sino también en el cuidador. A veces ni sabemos realmente lo que significa “adaptado” o “accesible”.

Que no cunda el pánico: para que sepáis qué adaptaciones necesita una persona con discapacidad, hemos realizado una serie de artículos sobre cómo adaptar cada una de las habitaciones de una vivienda.

En este primer artículo vamos a ver cómo adaptar el dormitorio: el lugar donde pasamos buena parte del tiempo cuando la edad o la discapacidad nos impide salir de la cama.

El espacio del dormitorio

dormitorios-adaptados-iluminacion

Lo ideal es que el dormitorio sea una habitación luminosa, ventilada y espaciosa, sobre todo si la persona que va a utilizarlo va a pasar mucho tiempo en él y no sólo por las noches.

Si la persona está encamada y no se puede mover, tenemos que tener en cuenta que el dormitorio es también su comedor, su sala de estar, y, en ocasiones, su baño, por lo que tenemos que tener espacio suficiente para que quepan todos los elementos que necesite para pasar el día.

Intenta, siempre que sea posible, que el dormitorio esté lo más despejado posible: sin muebles innecesarios y lo más limpio posible. Elimina alfombras si las hubiera.

Entre los muebles que recomendamos se encuentran el sillón con ruedas de descanso es idóneo tanto para el usuario como para los cuidadores o acompañantes. Los hay con ruedas, sin ellas y demás características, pero lo que nos importa es que son comodísimos.

dormitorios-adaptados-sillon

También tenemos que pensar que el dormitorio se puede adaptar para personas activas que se encuentran en silla de ruedas, por ejemplo.

En este caso podríamos añadir un escritorio adaptado para poder usarse con la silla, y colocar las estanterías y distintos muebles a la altura que sea necesaria para que el usuario pueda acceder a todo de forma cómoda.

Un punto importante a tener en cuenta es la anchura de la puerta y los espacios entre los distintos elementos de la habitación, para poder trasladar a la persona en silla de ruedas, si es necesario.

La cama

dormitorios-adaptados-cama

La cama tiene que ser necesariamente cómoda para la persona con discapacidad.

Existen camas articuladas, esas con somier eléctrico, que ofrecen distintas posiciones al usuario, para que se encuentre lo más cómodo posible.

Presionando un botón, la cama se articula, lo que nos permite cambiar de postura sin esfuerzo. Es una gran ayuda para los que tienen movilidad reducida.

Nosotros siempre recomendamos una cama articulada con carro elevador. El carro sube y baja la cama apretando un botón y es extremadamente útil, ya que el usuario puede bajarla para entrar en ella más cómodamente y el cuidador subirla para atender al enfermo sin que sufra de la espalda.

Escoger la cama articulada correctamente es muy importante. Puedes leer el artículo que escribimos sobre ellos para conocer los distintos tipos que hay y a qué necesidad corresponden.

Las camas eléctricas articuladas tienen multitud de funciones y medidas (desde los 80 hasta los 150 centímetros de anchura). Hay fabricantes que pueden fabricarlas a medida si es necesario.

Las barandillas pueden adquirirse e instalarse en el momento en el que las necesitemos, no hay por qué pedirlas en el momento de adquirir la cama. También podremos completarlas con un trapecio y con un portasueros. Una mesa atril nos ayudará a comer, leer, usar el ordenador, etc. aunque estemos encamados.

Si el usuario tiene incontinencia, es muy importante tener el colchón seco. Hay numerosas ayudas técnicas para ello como los traveseros, empapadores, fundas de colchón…

dormitorios-adaptados-colchon

La elección del colchón también es importante ya que es lo que realmente va a dar confort a la persona que lo use. Las camas articuladas no admiten los colchones de muelles, así que dependiendo del usuario, escogeremos uno viscoelástico, un colchón antiescaras de aire

Dependiendo de si el paciente tiene escaras ya o no, o su predisposición a poder desarrollarlas, nos conviene elegir un colchón u otro. ¿Cómo elegir un colchón antiescaras? Puedes leer el artículo donde te lo detallamos o puedes pedirnos asesoramiento sin compromiso.

La grúa domiciliaria

dormitorios-adaptados-grua

La grúa domiciliaria hará que el traslado y las transferencias sean más cómodas y seguras, tanto para el usuario como para el cuidador. Puede ser de la cama al baño o a cualquier otro lugar. Los distintos tipos de arneses responden a las necesidades de cada usuario.

Si estás pensando en adquirir una grúa de traslado, te recomendamos que te informes bien, pidas asesoramiento y leas nuestro artículo “Cómo elegir una grúa de traslado“. La elección de la grúa dependerá, sobre todo, del espacio disponible, qué función vamos a darle y el peso del usuario.

Podemos escoger entre una grúa de traslado, una de bipedestación cambia-pañales o una grúa de techo. Estas últimas son una muy buena opción para espacios más pequeños, ya que ocupan muy poco espacio.

Sillas inodoro

dormitorios-adaptados-silla-inodoro

Si la persona a nuestro cuidado está muy delicada de salud, cuanto menos traslados hagamos, mucho mejor.

El baño puede estar cerca pero el camino hasta allí puede ser una odisea. Quizás valga la pena recorrerlo si lo que nos espera es una ducha, pero puede ser complicado ir varias veces al día para hacer nuestras necesidades.

Una silla inodoro con ruedas puede ser una opción perfecta: son livianas, resistentes y sus no cogen olores ni manchas.

Estas sillas tienen incorporada una cubeta que hace de orinal. Estas sillas con W.C. son muy discretas y muchas tienen tapa, para poder usarlas como sillas normales.

Las podemos encontrar con ruedas o sin ellas, con diferentes tapizados y acolchados. Incluso, hay modelos que pueden usarse también en la ducha, por lo que con un solo producto conseguimos cubrir varias necesidades.

Llegados a este punto, podemos resumir que lo más importante de un dormitorio adaptado es el espacio, el orden y la limpieza.

Para seguir conociendo cómo adaptar una vivienda, continúa en la siguiente publicación: adaptar una vivienda, la sala de estar. Parte II.

Deja un comentario