Casi la mitad de las personas que sufren un trastorno bipolar no están diagnosticadas o son tratadas de forma equivocada

    En España, alrededor del 30% de las bajas laborales se deben a patologías mentales, según la publicación "Psiquiatría Práctica en Atención Primaria". La depresión, la esquizofrenia, el alcoholismo, el trastorno obsesivo compulsivo y el trastorno bipolar están entre las diez primeras enfermedades que producen la incapacidad laboral. Las cifras podrían ser más altas ya que, según datos recientes, la mitad de las personas con trastorno bipolar están sin diagnosticar. En este artículo se explica la importancia del diagnóstico precoz para evitar que los pacientes empeoren y para que aprendan a vivir con ello, así como para reducir el coste socioeconómico de la enfermedad.

Casi el 50% de las personas que sufren un trastorno bipolar no están diagnosticadas, y una tercera parte de los sí lo están han recibido un tratamiento equivocado de depresión mayor. Son datos extraídos del XI Seminario Lundbeck "Trastorno Bipolar: El desgobierno de la mente", llevado a cabo recientemente en Ibiza. Otro dato preocupante: el 34% de los afectados ha vivido más de 10 años con los síntomas antes de tener el diagnóstico.

Trastorno bipolar, de desarrollo temprano

Según los especialistas, el trastorno bipolar afecta a entre el 2% y el 5% de la población mundial y a casi un millón de españoles. Suele manifestarse entre los 15 y los 25 años. La definición más común del diagnóstico incluye ciclos alternados de manía (exhaltación) y depresión (bajo estado de ánimo y letargia), aunque hay una forma que solo manifiesta manía. Los síntomas dependen del estado de ánimo que se experimente entre los dos ciclos y los episodios extremos pueden durar varias semanas o más. No altera la inteligencia, sino a la regulación de las emociones, y surge por una combinación de factores genéticos y ambientales.

El estado depresivo, en el que abundan los sentimientos de inutilidad, es mucho más común que el de manía por lo que, muchas veces, los pacientes son tratados como si padecieran depresión. Y como no es su enfermedad, el afectado no responde a la medicación o recae. Durante la fase maníaca, la persona puede sentirse muy feliz y tener muchos planes ambiciosos e ideas en mente. En ocasiones, puede gastar grandes cantidades de dinero en objetos que no puede permitirse y que no se compraría en condiciones normales.


Vivir con trastorno bipolarPese a que el trastorno bipolar es muy difícil de diagnosticar durante las primeras fases, es manejable en la mayoría de los casos cuando se establece el tratamiento adecuado. España es uno de los países líderes en su tratamiento, pero aún es necesario trabajar y mejorar la detección precoz, que ahorraría malestar a los afectados y les dotaría de una mayor calidad de vida. Como tiende a convertirse en una enfermedad crónica y recurrente, el tratamiento adecuado permite llevar una vida y unas relaciones normales.

Las fases de euforia y de depresión del trastorno bipolar suelen ser tan extremas que interfieren en la vida cotidiana. Por este motivo, la terapia ayuda a controlar los efectos de un episodio y a tener una vida lo más normal posible.

El tratamiento consta de: fármacos para prevenir los episodios de manía, hipomanía (manía menos grave) y depresión, denominados estabilizadores del humor; medicamentos para tratar los principales síntomas de la depresión y la manía cuando estos se producen; enseñar a reconocer los factores desencadenantes y signos de un episodio de depresión o manía; tratamiento psicológico; consejos sobre estilo de vida (como hacer ejercício de manera regular y planificar actividades de ocio, que aporten un sentido de logro), asesoramiento dietético y hábitos adecuados de descanso y sueño.

En definitiva, el tratamiento se basa en la combinación de tratamiento farmacológico y psicoeducación. Esta última hace referencia a la función preventiva. Se realiza en grupo, y trata de ofrecer al paciente herramientas para gestionar mejor su enfermedad. En estas sesiones, se aprende a: aceptar su situación, manejar los fármacos (que se deben tomar durante toda la vida), identificar a tiempo los episodios de crisis, cambiar determinados hábitos, manejar el estrés o enfrentarse al estigma. Los últimos datos disponibles aseguran que una buena combinación de psicoeducación y fármacos permite que el paciente bipolar recupere el control de su vida, tenga hasta casi la mitad de episodios y que estos sean un 75% más breves.

Un buen manejo de la enfermedad evitaría la reducción en la esperanza de vida que tienen los afectados, que se cifra entre 13 y 30 años. Aunque esta mayor mortalidad se relaciona con causas no naturales, como el suicidio o los accidentes, los motivos principales de fallecimiento prematuro son las patologías cardiovasculares y endocrinometabólicas como consecuencia de obesidad mórbida, diabetes mellitus, afecciones cardiovasculares, hipertensión arterial y hiperlipidemia. También influyen en la esperanza de vida el abuso de sustancias tóxicas, como el alcohol.

Trastorno bipolar y esquizofrenia

Los límites entre el trastorno bipolar y la esquizofrenia, a menudo, son confusos. En ocasiones, algunos pacientes son diagnosticados con ambas afecciones. Una investigación del 2011, publicada en la revista "Archives of General Psychiatry in Ireland", llevada a cabo por especialistas del Royal College of Surgeons (Irlanda) y el Hospital Beaumont (Reino Unido), detectó sorprendentes similitudes entre ambos trastornos mentales a nivel cerebral. Por primera vez, identificaron que un proceso que controla la forma en la información se transmite de una neurona a otra se altera del mismo modo en ambas enfermedades. Este descubrimiento abre el campo a tratamientos parecidos en esta vertiente.

También "The Lancet" recogía en 2009 un trabajo parecido realizado por investigadores Karolinska Institute. Entre 1973 y 2004 se analizaron los datos de más de 9 millones de personas con esquizofrenia o trastorno bipolar y, tras estudiar las relaciones de parentesco entre ellas, concluían que ambas patologías comparten un 63% de la carga genética.


Fuente: www.consumer.es

Publicado en Salud
Se estima que un 7% de la población mayor de 65 años puede desarrollar algún tipo de hiponatremia, un trastorno que se produce por un descenso de los niveles de sodio. En la gran mayoría de los casos, cursa de una forma leve, pero estudios recientes han mostrado que desencadena alteraciones en el equilibrio y la marcha, lo que aumenta el riesgo de sufrir caídas y fracturas e incrementa también la aparición de trastornos cognitivos.

Dada la relevancia de esta alteración, se ha celebrado en Madrid el I Curso sobre Hiponatremia asociada al SIADH, donde se ha abordado uno de los graves problemas asociados a este trastorno: la falta de detección precoz. “En la actualidad, la mayoría de los pacientes con hiponatremia crónica no están siendo diagnosticados, lo que hace que se multiplique el riesgo de aparición de complicaciones, además de prolongar las estancias hospitalarias y, por tanto, generar un mayor coste para el sistema sanitario”, ha asegurado el doctor Roberto Alcázar, del servicio de Nefrología del Hospital Universitario Infanta Leonor de Madrid.

“Cuando un paciente ingresa en el hospital, de forma rutinaria se le miden los niveles de sodio. Sin embargo, aunque presente valores de sodio en plasma por debajo de las cifras consideradas como normales 135 mmol/L, no se le da la importancia que tiene. Inclusive, ante la aparición de los primeros síntomas que podrían indicar un cuadro de hiponatremia como las náuseas, la dificultad para concentrarse o el cansancio se suelen achacar a otras enfermedades”, ha afrimado el doctor Carles Villabona, del servicio de Endocrinología del Hospital Universitario de Bellvitge.


Publicado en Ayuda a Domicilio
Viernes, 18 de Noviembre de 2011 17:42

Autismo

Causas - Etiología
Se trata de un trastorno de causa desconocida que se ha asociado a múltiples factores. Se considera un desorden del desarrollo de las funciones cerebrales. Diversos cambios anatómicos en estructuras cerebrales han sido implicados en el desarrollo de la enfermedad. También se han observado en estos pacientes algunas alteraciones morfológicas en las neuronas de determinadas áreas cerebrales. Se cree que estos cambios son debidos a alteraciones del desarrollo cerebral durante la etapa fetal.

Por otro lado, se han demostrado en este proceso diferentes alteraciones en algunas sustancias químicas que intervienen en la transmisión de información en el cerebro.

Existen múltiples datos a favor de una influencia genética sobre la enfermedad. Así, en las familias donde existe algún paciente con autismo son más frecuentes diversas alteraciones del sistema nervioso. Por otro lado, la probabilidad de tener otro hijo autista es muy superior para los padres que ya tienen un hijo autista que para los que no lo tienen. Además, la probabilidad de que un hermano sea autista es mucho mayor en el caso de hermanos gemelos. Finalmente, los varones padecen la enfermedad con una frecuencia 3 o 4 veces mayor

Datos relevantes

Los pacientes con autismo tienen dificultad para la comunicación verbal y no verbal y también para las relaciones sociales. Pueden hablar con dificultad o no hablar en absoluto, pueden alterar elementos gramaticales o emitir frases sin sentido. Es frecuente la utilización de tópicos de lenguaje o que éste sea muy repetitivo. También pueden hablar con gestos exclusivamente.

Pueden mostrar una falta de interés por relacionarse con otras personas y hacer amigos. Con frecuencia prefieren estar solos. Es frecuente que no respondan a su nombre cuando se les llama. Parecen no atender a los gestos o las caras de otras personas hacia ellos y pueden tener la mirada perdida cuando se les habla.

Los autistas pueden tener una activación de los sentidos aumentada o disminuida. Así, es frecuente una menor sensibilidad al dolor y una menor respuesta a los ruidos fuertes. Es frecuente que rechacen el contacto físico.

Una característica de estas personas es la dificultad que tienen para imaginar. Es frecuente que los niños tengan dificultad para la imitación y para los juegos de imaginación y de representación de roles. Habitualmente prefieren los juegos solitarios.

Muestran a menudo comportamientos extraños, como la frecuente realización de movimientos repetidos, ataques de cólera o de agresividad, obsesión por una idea, persona u objeto, etc. Suelen rechazar los cambios de rutina y se muestran habitualmente inflexibles a sus modificaciones. Asimismo pueden tener un exceso de actividad o una disminución llamativa de la misma. En ocasiones pueden mostrar una agresividad hacia otras personas o hacia ellos mismos.

No existe un tratamiento que cure la enfermedad. Lo que se ha mostrado más efectivo es la intervención educativa temprana, centrada en el desarrollar destrezas sociales, de lenguaje, etc. Esta intervención debe ser lo más precoz posible ya que se ha visto que la evolución es más positiva cuando este entrenamiento se instaura a una edad muy temprana.

No existe ningún tratamiento farmacológico que mejore de forma notable la enfermedad. Algunos estudios apuntan a mejorías parciales de algunos síntomas con el uso de determinados fármacos, siendo discutible su uso generalizado.

Especialidad médica que la trata
Psiquiatría, psicología, pediatría.




Publicado en Autismo

Donaciones

 Ortopedia mimas colabora
Ortopedia Mimas dona un 3% de sus beneficios a asocionaciones que trabajen por el bienestar de las personas discapacitadas.

Leer más

Suscripción ofertas

Suscríbase a nuestros boletines de ofertas y reciba en su email todas las novedades de ortopediamimas.com